Cómo invertir tu tiempo en una nueva carrera durante cualquier crisis

Incluso si la carga en nuestro trabajo principal no disminuyó con la transición al modo de autoaislamiento por el coronavirus, ahora no tenemos que pasar un par de horas al día camino a la oficina. Sin duda, este tiempo libre se puede dedicar a dominar nuevas habilidades profesionales.

Estos consejos te ayudaran a despegar.

Vamos a poner el ejemplo de Lourdes. Ella es gerente de compras en una empresa constructora.Como muchos hoy, está interesada en la cuestión de cómo no solo sobrevivir al período de recesión económica, sino también usar este tiempo sabiamente, invirtiéndolo en su desarrollo.

Paso 1. Establece objetivos simples e inspiradores

Todos sabemos que planificar y establecer objetivos hace la vida más fácil, y nosotros mismos somos más efectivos. Pero, desafortunadamente, esto alienta a muy pocas personas a cambiar sus hábitos. ¿Por qué? Porque no todos los objetivos pueden hacernos actuar.

El objetivo real inspira y da una sensación de corrección de lo que está sucediendo. Incluso el propio cuerpo reacciona, con calor en el pecho, piel de gallina. Si el cuerpo está “silencioso” al elegir un objetivo, este es el objetivo incorrecto.

Responde a esta pregunta: ¿qué puede mejorar significativamente tu potencial profesional en tres meses?

Toma una hoja de papel y escribe en una columna todas las opciones que se te ocurran. Por ejemplo: tomar un curso avanzado en Excel o inglés, lee tres libros de negocios, hablar en una conferencia en línea, iniciar un blog de expertos y publicar cinco publicaciones en él. Descubre la mayor cantidad de información posible sobre una nueva profesión interesante.

Ahora evalúa en una escala de 10 puntos cuánto te llena de energía cada objetivo.

¿A cuál responde el cuerpo? Todo debajo de 6 puntos debe tacharse.

El siguiente filtro es este:

¿Para cuál de las metas restantes tienes actualmente recursos: dinero, tiempo, oportunidades?

El resultado del primer paso es una meta profesional para los próximos tres meses, lo cual es inspirador y su redacción es tan simple que incluso tu abuela lo comprende.

Paso 2. Planifica acciones específicas

Toma una nueva hoja y dibuja una línea horizontal. Divídela en tres segmentos iguales: tres meses durante los cuales trabajarás en la meta.

Los meses se pueden dividir en semanas. Al final del segmento, dibuja una bandera y escribe el objetivo. Por ejemplo: “Comencé un blog profesional y escribí cinco publicaciones”.

Distribuye la cantidad total de trabajo próximo en intervalos de tiempo, en función del objetivo final.

La primera semana debes dedicarte a recopilar información: estudiar la plataforma para los blogs, familiarizarte con lo que escriben oros, hacer una mini encuesta para determinar los temas reales de las publicaciones.

Esta información se puede obtener estudiado fuentes de Internet, haciendo una pregunta en chats profesionales y comunidades en redes sociales.

Tu resultado en esta etapa, es un plan de acción distribuido en el tiempo con una carga uniforme.

Paso 3. Encuentra un grupo de apoyo

Elige un amigo para que se dedique a darte soporte con tu plan de carrera. Acuérdale que te llame una vez por semana y que discuta contigo, cómo va la implementación del plan, qué sucedió y dónde se encuentra.

Cualquier cambio se hace más fácil si hay soporte. Una persona que está sinceramente interesada en tu éxito, más la regularidad en la medición del progreso, son herramientas comprobadas y efectivas en el camino hacia el cambio de carrera.

Resultado: acordaste con un ser querido sobre el apoyo para lograr el objetivo durante los próximos tres meses y fijaste el tiempo para la primera llamada.

Paso 4. Ve a la meta

Estas son algunas recomendaciones que te ayudaran a no desviarte de la meta, durante tres meses de trabajo regular en la meta.

Para cada una de las próximas 12 semanas, reserva tiempo en tu calendario para los eventos que has programado.
Si es posible, obtén el apoyo de tu familia para que no te distraigas en este tiempo.
En un cuaderno o diario, haz un plan para cada semana. Asegúrate de tener en cuenta lo que has hecho, no olvides llamar a un amigo y compartir tus éxitos.

El resultado de este paso será la implementación del plan de acción planificado.

Paso 5. Regocíjate en las victorias

Este es un paso muy importante. Cuando se alcanza la meta, no olvides hacer una pausa para celebrar la victoria. Ordena tu comida favorita o hazte un buen regalo. ¡Te lo mereces!

Por cierto, la recompensa se puede idear por adelantado, esto aumentará la motivación.

El resultado de la última etapa es la exhalación, la relajación, una sensación de orgullo en uno mismo.

Tres meses después, si todo funciona, puedes establecer objetivos más grandes. Como resultado, los pequeños pasos que vas a tomar todos los días conducirán a excelentes resultados.